Teoría del caos y efecto mariposa


La expansión del universo es un hecho ineludible, la cual obedece a una ley, de igual forma que cualquier fenómeno natural obedece a una ley específica; todo resulta como un engranaje que por mucho tiempo el hombre ha intentado armarlo.

Para obtener una explicación más precisa de los cambios bruscos que se dan en la naturaleza, el hombre ha utilizado una gran herramienta; la cual surgió del resultado de un sin fin de experiencias, que en algunos casos han sido producto de éxitos y fracasos, y especulaciones hipotéticas. Esa herramienta es la ciencia, y en gran parte ha contribuido a lo que hoy en día conocemos con el nombre de tecnología…

Ahora bien!… ante todos estos aspectos -y otros que no he mencionado-pueden surgir varias interrogantes. ¿El hombre ha progresado verdaderamente?… ¿En realidad la humanidad llegará a ordenar el gran rompecabezas que la naturaleza crea con el pasar del tiempo?… Estas interrogantes, si se quieren pudieren tener respuestas relativas -al menos la primera-.

La naturaleza presenta un orden intrínseco, el cual ha sido alterado. En tal sentido surge un concepto bien interesante denominado entropía. La entropía mide el grado de desorden de un sistema.

Llamaremos sistema a un conjunto de elementos en relación en un determinado entorno. Prácticamente la totalidad de los fenómenos del mundo real pueden ser descritos como sistemas; más bien como sistemas dinámicos, debido al constante movimiento y cambio que experimenta nuestra realidad, desde el nivel físico o químico al sociológico.

Por ejemplo, en algunos casos, lo que resulta un orden para la naturaleza, para el hombre significa un desorden y, viceversa. Con esto surge una gran discrepancia entre el hombre y su entorno; la ciencia durante los últimos siglos ha avanzado de una manera impresionante! Pero es evidente que esa evolución ha traído como consecuencia grandes riesgos para la vida en nuestro planeta. El aire que respiramos, no es aire puro; el agua que bebemos, no es agua pura; la capa de ozono se destruye cada vez más por la contaminación que todos arrojamos al ambiente; en tal sentido el grado de desorden es cada vez mayor.

La Teoría del Caos es lo que más me ayudó a entender la complejidad de los sistemas. También yo pensaba que el mundo era determinista y que si no podíamos tener certezas es porque nos faltaba información; sin embargo, la complejidad es inherente a los sistemas. Si le llamamos “caos” a esa complejidad, veremos que igual genera un orden, aunque distinto del que nosotros hubiéramos logrado con nuestra mente entrenada en el mecanicismo. Mi aplicación personal favorita es “en el próximo minuto todo puede cambiar”, así trato de aprender acerca de la humildad, tan necesaria para aceptar los cambios en el entorno.

Para iniciar una somera exposición sobre la Teoría del Caos, nada como hacerlo a partir de la imagen que más ha contribuido a difundir esta teoría. Me refiero, naturalmente, al conocido como efecto mariposa. Este efecto ha sido expuesto por el meteorólogo Edward Lorenz y está siendo desarrollado con el nombre técnico de dependencia sensible de las condiciones iniciales. “Si una mariposa bate sus alas hoy aquí, puede producir un tornado al otro lado del planeta”.

La teoría del caos parece decirnos que lo que hace al sistema ser lo que es, eso grande que nos impresiona, se esconde en cada una de sus partes más pequeñas, y por ello el cambio en éstas hace posible la transformación total del sistema.

En palabras del doctor Ilya Prigogine, ganador de un premio Nóbel, “El caos es un ejemplo del sistema inestable, un ejemplo en el cual el comportamiento depende de las condiciones iniciales, infinitamente primitivas, para poder predecir qué va a ocurrir”.

En la década de los 60, se pensaba que gracias a los satélites, computadoras y otros adelantos tecnológicos, la predicción del clima era un tema prácticamente resuelto. Lo mismo se pensaba para otros ámbitos: predicción de efectos macroeconómicos, crecimiento de la población, etc. Sin embargo, una y otra vez se enfrentaban a la realidad: el tiempo no se podía predecir con exactitud.

Finalmente puedo decirles que: No hay que temer al caos ni enfrentarlo, creemos que la respuesta ideal pasa por aceptar la complejidad, no por tratar de eliminarla. La complejidad es aterradora, pero también fascinante. Debemos tener el valor de aceptarla.

Anuncios

About Lenin Luna

Ingeniero | Aviador | Estudiante | Investigador | Fotógrafo | Instagramer | Doctor | Geek | Fanboy | Early Adopter | Seriefilo | Whovian | Coffee addict

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: